• Crónica e imagen vía: DAVID BUSTOS

Una hora más tarde de lo previsto llegaba -desde tierras gaditanas- a Torrejón de Ardoz el camión con los seis toros de Torrealta reseñados para el sábado de feria. Un accidente en la carretera obligó a retrasar el inicio del segundo encierro de las fiestas patronales. Las calles abarrotadas de corredores ansiaban el cohete. Pero como se suele decir, lo bueno se hace esperar. ¡Qué bonito fue el encierro de Torrealta! Un espectáculo en la recta principal, con dos toros barriendo el vallado a ambos lados y el resto de los animales hermanados con los bueyes en medio de la calle. Un varetazo en la pierna a un corredor fue lo más grave que dejó la primera carrera de la mañana. 

La carrera con los dos toros de capea se desarrolló también con mucha rapidez. Los astados por delante, encabezando la manada y permitiendo disfrutar de buenas carreras antes de alcanzar el coso madrileño. Las dos vacas que se lidiaron en la suelta de reses posterior al encierro resultaron complicadas y protagonizaron más de un susto. Sin embargo, el comportamiento de los toros de capea fue distinto. El primero, noble pero suelto y sin fijeza; el segundo, de mejor condición y exigente. Este último, al que le costó humillar, ofreció problemas para ser enchiquerado.

A punto de comenzar el segundo encierro en Torrejón de Ardoz


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!