• Reseña vía: DAVID BUSTOS

Madrid se quedó a medias. El tirón de Pablo Aguado había conseguido llenar al completo Las Ventas pero una cornada al entrar a matar al primero de su lote, le dejó sin poder salir al sexto. El torero sevillano habría cortado una oreja si llega a matar a la primera al de Santiago Domecq; sin embargo, el fallo con los aceros lo dejó todo en una cariñosa ovación antes de pasar a la enfermería. Los mejores momentos de su faena fueron protagonizados por la mano derecha. Qué empaque. Qué templado toreó Aguado. Los remates y un cambio de mano a mitad de faena hicieron olvidarse de los altibajos que tuvo por el pitón izquierdo. El toro no terminó de entregarse y tampoco embistió con regularidad. Madrid le espera.

La corrida de Santiago Domecq, que debutaba en San Isidro, resultó algo mansa en el caballo -salvo el bravo sexto que entró tres veces al caballo y cumplió con nota- pero derrochó clase y nobleza en el último tercio. Interesante y con opciones de sobra para el triunfo. Eso sí, algunos se excedieron en pedir el saludo del mayoral. Las cosas como son. «El Fandi», que escuchó silencio en sus dos primeros toros -el que abrió plaza, con codicia y calidad-; el cuarto, más deslucido-, hizo frente a un gran toro en sexto lugar. En sustitución de su compañero herido, pero con la suerte de tener en frente un animal tan bravo y encastado como fue «Zahareño». Grandes momentos se vivieron con Manuel Bernal y el de Santiago Domecq en varas. Uno de los puyazos de la feria. En banderillas, a pesar de la entrega en el caballo, el colorao respondió con buenas sensaciones. Pero «El Fandi» se equivocó en pedir otro par. Tanta exigencia que el toro acabó desfondado en la muleta, y el torero sin opción de triunfo. Por último, López Simón no cuajó su mejor tarde -ni mucho menos- en Madrid. La disposición no sirvió para estar a la altura de un lote variado pero con nobleza. Fue silenciado.

Plaza de Toros de Las Ventas. 34° festejo de San Isidro. Lleno de No Hay Billetes. Toros de Santiago Domecq, bien presentados y con opciones en su conjunto. Destacó el sexto. «El Fandi»: silencio, silencio y palmas. López Simón: silencio tras un aviso y silencio. Pablo Aguado: ovación con saludos tras dos avisos en el toro que le hirió. 

  • Imagen vía: PLAZA 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!