• Crónica e imagen vía: DAVID BUSTOS

La primera mañana de sueltas -matinales- por Yuncos no dejó indiferente a nadie. Tras la lidia del toro de la asociación local el día anterior, el municipio encargado de inaugurar la jornada del sábado fue Carcabuey, con un precioso astado de Toros de la Plata. Su suelta se desarrolló con rapidez y, a falta de confirmación oficial, esta se habría saldado con un herido. Un ejemplar enfundado de Carmen Valiente fue el segundo protagonista en salir a las calles. Su salida fue explosiva, tanto que incluso por instantes resultó imposible sujetar la maroma. El animal, irregular y reservón, no permitió completar una segunda vuelta como pensaba la asociación. Sin embargo, el siguiente toro con el hierro de El Risco, fue un espectáculo. También algo reservón y pegado al piso, pero dejando arrancadas muy emocionantes. Impredecible y con trasmisión. 

Antes de enfilar la última bajada hacia la calle Real, el serio castaño volteó a dos corredores. Uno de ellos fue asistido por los servicios sanitarios tras recibir la ayuda del resto de participantes. Con ayuda del matador Cristian Escribano y la labor de la asociación de Amposta, el toro fue enchiquerado de nuevo en el cajón. Cerró la mañana el sobrero -sustituyendo al de San Martín- de Hermanos Cambronell, exhibido por Benavente. Su presentación fue más discreta en comparación con el resto de animales, pero su comportamiento le ha convertido en uno de los candidatos a «triunfador» del Congreso. El astado ofreció regularidad, constancia en carrera. En la primera parte del recorrido sucedieron varios sustos pero durante el resto de la suelta se pudieron disfrutar de grandes carreras. Gran ovación la que se llevó al finalizar el encierro y tremenda alegría la de los miembros de la asociación de Benavente. 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!