Inicio Corridas ¡Hay partido!

¡Hay partido!

0

  • Crónica vía: DAVID BUSTOS

Dirían en el gremio futbolero después de ver como el triple enfrentamiento del encaste Albaserrada en Madrid -José Escolar, Victorino Martín y Adolfo Martín-, está más reñido de lo imaginable por cualquier aficionado. Ayer, la emoción e interés -por su dureza- de Escolar. Hoy, la humillación y exigencia de los «victorinos». ¿Mañana? Los de Adolfo con la figura del momento: Andrés Roca Rey. La corrida de la A Coronada no fue un encierro fácil para los matadores; la alimaña que abrió plaza se «comió» a un Chacón voluntarioso pero alejado de su mejor versión. Y el cuarto, otro toro con clase y más recorrido que el aprovechado por el espada, se fue con las orejas puestas al desolladero. La voluntad no siempre lo es todo, y aunque es cierto que no era fácil asentarse con el enrazado ejemplar, se echó en falta mayor firmeza. Sin embargo, la atención la acaparó otro de sus compañeros de terna: Emilio de Justo. Una actuación llena de torería y esfuerzo frente al buen sexto, a punto estuvo de abrir de nuevo la Puerta Grande de Las Ventas. Una oreja, tras caer baja la estocada, fue la recompensa a una faena con algunos altibajos -consecuencia del viento y la exigente condición del animal- pero una gran conexión con los tendidos. Los pases de pecho, a pies juntos y llevando la embestida de hombro a hombro, encendieron Madrid. Antes, el toreo a la verónica, lento y templado, había conseguido lo mismo. Desapercibida resultó su faena frente al inválido tercero. Sin fuerza, no hay nada.

Daniel Luque le puso ganas a su tarde. Disposición que no resolvió su mala relación con parte de la afición madrileña, esa misma que no valoró los buenos detalles que dejó el torero con la mano diestra a su noble -tuvo opciones por ambos pitones, a pesar de ser excesivamente castigado en varas- primero. El inicio de faena de Luque despertó esperanza, pero aquello se fue apagando debido al exceso de cercanía del matador con su oponente. No se terminar de entender, algo similar a lo ocurrido en el quinto. Luque se enteró tarde de la condición del toro -a pesar de que tenía el defecto de salir con la cara alta, tuvo su interés- y la afición no se lo perdonó. El gesto del diestro reflejaba la tensión entre ambas partes.

Plaza de Toros de Las Ventas. 16º festejo de San Isidro. Rozando el lleno absoluto en los tendidos. Toros de Victorino Martín, justos de presencia e interesante comportamiento. Octavio Chacón: silencio y silencio tras aviso. Daniel Luque: ovación con saludos tras un aviso y silencio tras aviso. Emilio de Justo: silencio tras aviso y oreja.

  • Imagen vía: @LasVentas

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here