• Crónica vía: DAVID BUSTOS

No es 28 de diciembre, tampoco la noche del seis de enero. Pero es igual, hoy San Isidro fue un santo inocente, el señor Gonzalo de Villa el «Melchor» de Las Ventas y Perera aquel niño inocente que amanecía sorprendido al ver una montaña de regalos a los pies del árbol. Desde la ventana miraría Gallardo, emocionado con la bravura de «Pijotero». A este sí que había que hacerle un monumento por su grandeza como ganadero. A él y a otros cuántos luchadores que han convertido sus ganaderías en verdaderas cunas de emoción. Dos orejas… ¿De Madrid? ¿De mi pueblo? ¿O es que acaso fueron de juguete? Porque más que jugar, el bravo tercero lo que pidió es guerra. Mambo. Y así lo reflejaron sus alegres arrancadas desde lejos, ¡con qué codicia -y calidad- se quería comer la muleta de Perera! Y qué bien se la puso por momentos. A su estilo pero llevándolo ligado. Largo y en redondo. Muy rotundo con la mano derecha y algo descompuesto al natural. Pero lo lució en la distancia Miguel Ángel y eso supuso un plus de conexión con un público isidril con resaca festiva. Aunque en Madrid ya se sabe, al aficionado difícil colarsela. Que se lo digan a Perera y su polémica salida a hombros. Pitos, tímidos aplausos y una monumental bronca al Presidente. El mensaje fue claro y directo: «Gonzalo, dimita y váyase del palco». La primera oreja, con una abrumadora petición del respetable, era de ley. Pero la segunda, tras una estocada que cayó atrás y una faena sin el «boom» de las grandes hazañas venteñas, supuso una puñalada en el corazón del aficionado venteño

«Pijotero» puso el listón muy alto con su encastada entrega y el resto del encierro de Fuente Ymbro, serio como pocos veremos en la feria, supo a poco. El sexto, por su falta de recorrido y empuje, fue el más deslucido de una corrida con movilidad pero sin la calidad de otras tardes. Finito, más ido que metido en el festejo, dejó pasar un lote que apenas pudo verse. Y Urdiales, por encima del manso y soso segundo, no acabó de entenderse con un quinto que quiso más que pudo. Lo mejor, la ovación por el histórico otoño. Ese sí fue un triunfo rotundo del torero y de la Fiesta. 

Plaza de Toros de Las Ventas. Segundo festejo de la Feria de San Isidro. Lleno de No Hay Billetes. Toros de Fuente Ymbro, bien presentados y de dispar comportamiento. Destacó el bravo tercero. Finito de Córdoba: silencio y pitos; Diego Urdiales: silencio en ambos; Miguel Ángel Perera: dos orejas con fuertes protestas por el segundo trofeo y silencio. 

  • Imagen vía: @LasVentas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!