• Información e imagen vía: DAVID BUSTOS

Un recorrido «de traca» en Anchuelo esperaba la llegada de cientos de aficionados y corredores para disfrutar de un encierro urbano por sus calles. Dos de mayo. Era día grande en el municipio. También en la Comunidad de Madrid. Dos bonitos novillos fueron los encargados de abrir la suelta; veloces y barriendo las talanqueras afrontaron el último tramo del complejo encierro. Especialmente el segundo, que a punto estuvo de llevarse por delante a varios jóvenes antes de alcanzar la última curva hacia la peculiar plaza. En tercer lugar se dio suelta a un toro de mayor presencia, sin excesiva cara pero con su trapío. Este completó la primera bajada con rapidez pero los cites de los mozos y la desfavorable composición del recorrido le hizo quedarse rezagado de los bueyes. A pesar de ello, no hubo que lamentar percances y sí se vieron buenas carreras. «Navajito» cerraba la mañana. El Toro de Mayo. Serio, rematado y ofensivo de cara. Una traca interminable desde el camión hasta la plaza señaló el inicio de su esperada suelta; por detrás de los bueyes y sin generar excesivo peligro llegó al albero. Allí algunos recortadores intentaron rodarlo pero la organización quiso enchiquerarlo rápido para garantizar la capea vespertina. 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!