• Editorial vía: ARRIBES TAURINAS

Nunca un simple papel fue tan importante. Decisivo incluso. Determinante para el futuro de un país sumergido en un momento complejo. Para nada sencillo, y crítico para muchos. Nos encontramos ante un tablero político de lo más variado y plural: hasta cinco formaciones se disputan el grueso de la Cámara Baja: el Congreso de los Diputados. También de la Alta, el Senado. Y por su puesto, el gobierno de La Moncloa. 

El mundo del toro observa y espera; espera que las urnas dictaminen un resultado favorable al respeto, a la tolerancia y sobre todo al apoyo a una expresión artística y cultural como es la Tauromaquia. Los toros no han dejado de estar presentes a lo largo de una campaña combativa entre dos polos: la derecha y la izquierda. Tan polarizado todo que parece más bien la década de los 30 que el siglo XXI

El Partido Popular y VOX han encabezado la bandera del «voto taurino» a causa de la dejadez del socialismo -reacio a sus raíces- y la falta de credibilidad del partido de Albert Rivera. De credibilidad y de compromiso. Podemos nunca quiso estar ahí. Prefirió venderse al animalismo totalitario y luchar contra PACMA por un saco de votos. Sin embargo, el futuro no está en el individualismo. No se trata de «este» o «el otro». Ahora todo gira en torno a pactos y coaliciones. Toca hablar y sumar fuerzas. 

Arranca un 28A trascendente para el futuro de España. Es momento de votar. 

Información, no politización


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!