Un espectacular vídeo sobre un tentadero de machos en plena dehesa ha dejado en rídiculo al colectivo antitaurino; las continuas mentiras que vierten sobre los toros -el mito de que «los toros embisten porque están encerrados y no tienen escapatoria»- y su supuesto comportamiento «doméstico» ha quedado en evidencia al ver como erales de tan sólo dos años de edad se arrancan -desde una distancia notablemente larga- y pelean con el caballo del picador. En plena libertad. Esa es la bravura del toro de lidia.

A continuación, otro vídeo del tentadero de machos en la ganadería de Santiago Domecq:


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!