• Crónica vía: DAVID BUSTOS

Mismo duelo, distinta plaza. De Manuel y Téllez venían de sellar cosas importantes en la novillada de Las Fallas y Madrid no podía ser menos en la tarde de la apertura de una nueva temporada venteña. De Manuel destacó por su seriedad, por su poso en la cara del toro. Una firmeza que no terminó de encontrar Téllez y mucho menos Rafael González, este último muy alejado de aquella impactante versión que ofreció en Valdemorillo. Frente al complicado y flojo -escaso de fuerzas- abre-plaza, ni siquiera logró confiarse con el de Gallardo y su labor pasó desapercibida. No fue su mejor día y la nula trasmisión de la segunda faena, frente a un novillo con movilidad que pecó de soso y embistió sin profundidad, hizo que se fuera de vacío en una tarde llena de dudas y muchas cosas por corregir de cara a los próximos compromisos.

Téllez gozó al natural con el segundo ‘fuenteymbro’ al que le faltó fondo y un punto de emoción. La faena fue a más -después de un deslucido inicio- y alcanzó su punto álgido con la mano izquierda. Acompañando las embestidas con su figura. Enroscado. Vaciándolas en el final de cada muletazo. Un final de ‘arrimón’ y un golpe de descabello tras media estocada le permitieron saludar con timidez entre algunas protestas. No tuvo suerte Téllez con el segundo de su lote, un ejemplar ofensivo de cara que nunca terminó de entregarse en las telas de la muleta. El inicio por estatuarios dio paso a una faena irregular por ambas manos en la que se reflejó una disposición sin premio. Mató bien.

Una auténtica clase magistral de como hacer la suerte suprema ofreció Francisco de Manuel con el tercero de la tarde. El mejor de un encierro algo decepcionante tras la gran corrida de Fuente Ymbro en Valencia. Se tiró con todo, metiéndole la mano hasta dentro e incluso con lentitud en su ejecución. La oreja debía caer -y así fue- después de tal estocada, su efectividad y la firmeza con la que toreó al noble y enclasado novillo. Por doblones lo sacó a los medios el madrileño para luego ‘encender’ aquello con una tanda con la diestra ligada y mucha profundidad. Hasta el hombro contrario llevó los pases de pecho. ¡Cuánta torería y cuánta falta hacen novilleros tan capaces! Cambió a la mano izquierda pero el novillo comenzó a venirse abajo y sólo pudo sellar muletazos sueltos. Alargó en demasía, con la mente puesta en redondear ese gran comienzo de faena. La estocada resolvió el dilema y le cortó un trofeo. El sexto, otro animal desfondado y áspero en el último tercio, no le permitió alcanzar esa soñada Puerta Grande en Las Ventas. Aún así, volvió a matar en lo alto y dejó destellos de calidad en su actuación.

Plaza de Toros de Las Ventas. Primer festejo de la temporada. Más de un cuarto de entrada. Novillos de Fuente Ymbro, con movilidad pero sin fondo. Rafael González: silencio en ambos; Ángel Téllez: ovación con saludos y ovación tras aviso; Francisco de Manuel: oreja tras aviso y ovación con saludos.

  • Imagen vía: PLAZA 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!