Inicio Editoriales Cuando la ignorancia se come al gallo

Cuando la ignorancia se come al gallo

0

  • Editorial vía: Arribes Taurinas

Decía Sócrates que la ignorancia es el único mal que prevalece en nuestras vidas, y no se equivocaba. Muchos le dan la razón día tras día con sus actos, con afirmaciones incoherentes y ataques plagados de rabia y desconocimiento. Afirmar que el festejo popular y los ‘recortes’ son una guillotina para el toreo, en un momento como el que vivimos, significa no querer ver la realidad y alinearse con aquellos que sí quieren acabar con la Fiesta. Con todas sus expresiones. Con todas las Tauromaquias. Aunque llegado a este punto, cabe preguntarse si esos que se consideran «aficionados sensatos» son conscientes de que existe una amplia variedad dentro de la Tauromaquia. Posiblemente no. O sí, pero no quieren entenderlo, ni aceptarlo. Porque todas son igual de valiosas y necesarias. La historia lo ha demostrado en sobradas ocasiones. 

Cualquier aficionado, sin incluir a los «sensatos» claro, sabrá que el festejo popular ha sido y sigue siendo una fuente de atracción para nuevos aficionados a la Fiesta. «En la calle se aficionaron y, ahora, en la plaza terminaron», se suele decir. Porque no se trata de dividir a los aficionados, ni de calificarlos de una manera u de otra. Aquí no existe ese tópico cinematográfico del bando «bueno» y el bando «malo». Todos merecen su respeto y a todos nos une el Toro. Sí, ese toro íntegro que tanto se defiende y no siempre vemos en las plazas. ¿A lo mejor es que los recortadores no son tan «malos» cuando en múltiples ocasiones vemos cómo lidian encierros muy por encima de lo habitual en otro tipo de festejos? ¿Es tan negativo el festejo popular cuando este es capaz de llenar plazas hasta la bandera y revitalizar las estadísticas de la Fiesta en la última década? Juzguen ustedes mismos. Esto no consiste en convencer a nadie de nada. Pero, no olvidemos que tampoco les importaba el Toro de la Vega a muchos «aficionados» que callaron con su prohibición y ahora se arrepienten. «Perjudica mucho a la Tauromaquia», decían. Ahí empezó todo. Y ahora nos quejamos.

  • Imagen vía: AITANA VACAS

Cuando la ignorancia se come al gallo
5 (100%) 5 votes

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here