La presentación de la moción en los ayuntamientos por parte de la Federación de Peñas de Bous al Carrer ha despertado, a su vez, voces críticas en los aficionados. Para entender el motivo de la disconformidad, hay que echar la mirada hacia atrás. Hace justo un año, el pleno de Las Cortes Valencianas aprobó una moratoria de dos años en la aplicación de la obligatoriedad de contar con un segundo médico en los festejos taurinos populares que se celebran en la Comunidad Valenciana. La figura de ese segundo médico desató una enorme polémica debido al grave peligro que supondría su aprobación para la viabilidad económica -costes- de la gran mayoría de estos festejos. Así pues, entidades como la «Associació en defensa de les tradicions dels bous de carrer C.V.» se han mostrado en desacuerdo con la moción presentada porque «es muy peligrosa y deja muchas puertas abiertas», según afirman.

La controversia se encontraría, principalmente, con los apartados C y D del documento, puntos donde se expone que «los municipios de la Comunitat Valenciana abogan por el bienestar animal y por la realización de festejos de bous dentro de un marco de respeto a la res y por un incremento de la seguridad a todos los niveles (estructuras, equipo sanitario, colaboradores-voluntarios, etc)». Además, el punto D añade que «los organizadores de festejos de bous respaldan cambios normativos que profundicen en la seguridad de las celebraciones y permitan dotar al mundo taurino de un ordenamiento completo que evite lagunas jurídicas y espectáculos nuevos sin regulación». 

  • Imágenes vía: @associaciobous.alcarrer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!