Inicio Columnas ¿Hacia dónde vamos?

¿Hacia dónde vamos?

1

  • Redacción vía: DAVID BUSTOS

¿Cómo es la sociedad en la que vivimos? ¿Es acaso la que queremos tener en un futuro? ¿La ideal para las próximas generaciones? Está claro que la masa social manda y establece en su rumbo, pero ¿hacia dónde vamos? ¿A la deriva? ¿A un mundo utópico -idealizado- sometido a las nuevas corrientes en las que reina la hipersensibilidad? Seguramente nadie tenga respuesta ante estas preguntas, o al menos, si las tienen, serán simples suposiciones. Convencido de que un amplio sector de la sociedad ya se encuentra sumergido en esa vida ‘sin muerte’ en la que cuesta separar la ficción de la realidad, es de extrema necesidad reiterar la misma cuestión, ¿es esta la sociedad que queremos y por la que lucharon nuestros antepasados? Probablemente ellos tendrían claro que no. Pero, ¿y nosotros? ¿Por qué no abrimos los ojos? ¿Por qué no reaccionamos antes de provocar una debacle mayor? Si somos capaces de mostrar nuestro rechazo a la manipulación mediática, deberíamos serlo también para impedir la ‘absorción’ de estas corrientes sobre la ciudadanía. Nadie debe decirnos cómo tenemos que vivir, tampoco qué es cultura, arte o cualquier otra consideración. El mundo anglosajón trata de influir sobre las sociedades próximas a él, ejercer de ejemplo e imponer su pensamiento sobre los demás. Pero el planeta va mucho más allá, las sociedades tienen su identidad personal. Sus diferencias entre sí. Y afortunadamente, España también es distinta. Ni mejor ni peor que el resto. Diferente. Porque el mundo no debe ser lineal; si lo fuera, perdería riqueza cultural. Su esencia. ¿Es esta la sociedad que queremos?

  • Imagen vía: TORINO GT

¿Hacia dónde vamos?
5 (100%) 1 vote

1 Comentario

  1. Yo creo, amigo Bustos, que no sabemos hacia dónde nos encaminamos, pero tengo seguro que esa sociedad anglosajona, a través de ese supuesto «buenísimo», que lleva mensajes como aquellos de «EL HERMANO LOBO, EL HERMANO LEÓN, ETC.», nos está intentando desviar de la pura realidad, donde el ser humano no vive, pues tú y yo no tenemos hermanos de ese tipo. Vivimos, sin embargo, en un mundo donde existe el «Si», y el «No», y más, desgraciadamente, el segundo; donde la muerte es consustancial a la vida; donde la cuestión filosófica de la diferencia entre el hombre y cualquier otro animal es patente, y mientras esto sea así, la Tauromaquia tendrá cabida en este mundo, y nosotros tenemos la obligación de enseñarla a quienes la desconocen, y si no somos capaces de que la amen, al menos debemos conseguir que la respeten.
    Abrazos taurinos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here