Un homenaje póstumo al matador Miguel Espinosa «Armillita Chico» hizo que el inicio de la despedida de Juan José Padilla se alargará de manera considerable. Sin embargo, el publico de la Monumental mexicana no desaprovechó la oportunidad para ovacionarle antes de la salida de «Flautista», un ejemplar de Boquilla del Carmen con más defectos que virtudes. Reservón, complicado y sin entrega. Un derrote seco hacia el pecho -se dolió del hombro, a priori- de Padilla le provocó un leve desvanecimiento al diestro. 

Pronto se repuso el de luces que sacó todo lo que tenía el animal lidiándolo por abajo con muletazos cortos y sin excesivo lucimiento. La colocación de la espada no fue la deseada y los fallos con el descabello hicieron que todo quedara en palmas. Pitos para el astado. 

  • Imagen vía: @LaPlazaMexico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!