Había esperanzas de que el cuarto toro de Xajay le permitiera expresarse en su esplendor a Diego Urdiales en La México. Pero no fue así y el quinto -lo mató sustituyendo a «El Payo», tras el percance con el segundo astado- tampoco cambió la situación. Ambos ejemplares carecieron de fondo y emoción impidiendo que el público conectará con el diestro riojano. Con el capote sí pudo dejar detalles sueltos. 

Más suerte tuvo Sergio Flores que pudo cuajar un gran saludo capotero -se gustó también en el quite- frente a un toro falto de presencia pero que empujó en el peto. Posteriormente, el torero mexicano plantearía una faena inteligente en la que lo hizo todo a favor de la condición -se apagó pronto- de su oponente. En la distancia corta lo cuajó Flores que fue capaz de `tragar´ y sobreponerse a los continuos parones del animal. Un arrimón lleno de valor precedió a una estocada entera tras un pinchazo inicial. Oreja. 

* Cabe destacar la eficaz labor de los varilargueros en el quinto y sexto toro. 

  • Redacción vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ
  • Imágenes vía: @PlazaLaMexico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!