“BienQuerido” de José María Arturo Huerta fue lidiado -en segundo lugar- esta tarde en La México por el matador de toros Arturo Macías. Recibió una unánime ovación en el arrastre, un premio escaso si lo comparamos con lo que merecía. Fue a más durante su lidia, se creció ante el castigo y no dejó de embestir hasta su muerte de bravo. Los doblones de inicio, sencillamente extraordinarios, hicieron prever la gran actuación de `El Cejas´. No acertó en la duración de la faena -excesivamente larga, lo que le complicó la suerte suprema- pero dejó detalles, por ambos pitones, de mucha firmeza -pecó de acelerado en ciertos instantes- y entrega. Con la diestra logró profundidad. Al natural se abandonó. El toro entregado embistiendo con trasmisión y exigencia, sin regalar nada. Luchando hasta el final: la verdadera bravura. Ni uno ni otro -Macías falló en varias ocasiones con los aceros- obtuvo el premio merecido pero la vida es así. La emoción no se premia. Se degusta. Se disfruta. 

  • Redacción vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ
  • Imagen y vídeo vía: @LaPlazaMexico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!