Dos toros de El Pilar venidos a menos cerraron un largo festejo vespertino ayer en Onda. El primero de los astados, de capa negra, salió suelto del camión y se desgastó pronto en el asfalto. Sin embargo, el segundo toro tuvo cierto picante en la primera parte de su lidia consecuencia del genio -no casta- que derrocharon sus embestidas. En el tramo final terminó desfondado al igual que el primero de los ejemplares lidiados. 

  • Redacción vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!