Muchos matices tuvo la embolada nocturna de ayer, miércoles, en la Fira d´Onda. Hasta cuatro toros se embolaron en una jornada de intensa programación taurina en el municipio ondense. Tres de El Pilar y uno de Victorino Martín, este último cumplió durante su embolada tras la decepcionante suelta vespertina debido a la corta duración de la misma. Era un toro con teclas que exigía una lidia determinada. Distinta. No todos se la dieron y por eso aquello no terminó de redondearse. Dándole tiempo y distancia, con el animal ya más templado, el lucimiento de sus arrancadas -se pudieron ver detalles sueltos- fue mayor. Tras este se dio suelta a otros dos toros de El Pilar que ofrecieron un buen juego en líneas generales, embistiendo con nobleza y sin excesivas complicaciones.

Sin embargo, el primer astado embolado resultó el más deslucido de la noche puesto que, además de salir suelto, no se entregó en los numerosos cites y suertes que se vieron. 

  • Redacción vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!