Dos generosas orejas cortó el diestro Enrique Ponce al segundo toro de la tarde en Valencia. Con mucha torería lo toreó Ponce con el capote: verónicas templadas, un quite por chicuelinas… Sin embargo, el toro se apagó pronto y la falta de fuerzas -ausente de trasmisión- impidió que la faena cogiera ritmo. Actuación de «enfermero» del maestro de Chiva que, además, dejó una estocada efectiva y entera que hizo caer pronto al animal. 

  • Redacción vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ
  • Imagen vía: @TOROSVALENCIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!