Con muchas teclas se comportó el de Orive que hizo de segundo en Las Ventas. Algo tardo en los últimos compases, el colorado embistió con nobleza y cierta chispa. Un grupo de jóvenes emergentes se enfrentó a él y reivindicaron su gran nivel. Javi Daganzo, muy templado -susto sin consecuencias en su última suerte- durante toda la lidia, completó una seria actuación al recorte. «Misu» -manejando con soltura los terrenos- y «Tororo», muy regular delante de la cara del toro, conectaron con facilidad con el público venteño. Adrián Lambas y César Grasa completaron el reñido grupo.

  • Redacción vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!