Comenzó la tarde venteña con un interesante toro de La Ventana del Puerto. Un fondo de casta sacó en el último tercio exigiendo notablemente a Emilio de Justo. No se acopló el matador que resolvió la faena con una soberbia estocada que hizo caer al animal sin puntilla. Lo mismo sucedería con el irregular y manso cuarto, tras una actuación llena altibajos -salvo la última tanda- finalizó con una estocada en lo alto y de perfecta ejecución. Una oreja en cada uno, por la espada, le abría la Puerta Grande de Madrid. Por su parte, Román Collado no tuvo suerte con su lote y, además, fue cogido por el segundo del festejo. Mejores sensaciones mostró Ginés Marín con el tecloso pero protestón tercero, lo entendió pronto y supo darle el tiempo y la distancia que requería. La tizona se llevó el triunfo. 

En breve, saldrá el sexto y último del festejo.

  • Información vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ
  • Imágenes vía: @LasVentas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!