Los festejos de luces volvían a la Plaza de Toros de Velilla de San Antonio con un buen ambiente festivo en la localidad y aproximadamente 1000 personas en su coso. Se lidió un encierro con el hierro de “Toros de Tenorio”, propiedad del ganadero local Don Raúl Tenorio, que propició una exitosa tarde tanto en juego como en presentación. Las muestras de felicitación al ganadero y a la empresa -por parte del público y los profesionales- han sido notables desde que el festejo concluyó en la tarde de ayer. 

Abrió plaza Álvaro Seseña con un novillo que se mostró suelto en los primeros tercios pero que resultó una auténtica máquina de embestir queriendo todo por abajo en el tercio de muleta. Frente a él, Álvaro demostró su concepto clásico y personal rayando a gran nivel por ambos pitones. La demora del novillo en caer dejó el premio en una oreja y una sonora ovación para el eral de Tenorio en el arrastre. Seguidamente la sensación de la Escuela Taurina de Valencia, Miguel Polope, cortó una oreja frente a otro eral con posibilidades en la muleta. Dejó Polope pinceladas de su toreo de pellizco, con vistosos remates aunque sin descuidar el toreo fundamental, que brotó con trazo limpio especialmente por el lado derecho. Oreja para el valenciano y palmas para el eral.

«Cacareo», herrado con el número 3, fue lidiado en tercer lugar. Había expectación por verlo tras la singular campaña de promoción de Tauromanagement que explicaba la importante reata de la que provenía el novillo. Este hizo honor a su sangre siendo simplemente espectacular en la totalidad de su lidia. Desde el capote permitió a Guillermo García demostrar porque es el novillero triunfador de la Comunidad de Madrid esta temporada. Desde el saludo a la verónica ligado con chicuelinas, dejó «Cacareo» patente su clase, recorrido y humillación. En la muleta, el fondo de casta y la transmisión del novillo permitieron componer una sólida faena por ambos pitones, donde el trazo largo de Guillermo nos permitió ver en todo su esplendor la excelente embestida del novillo. Concluyó con una estocada en lo alto que puso en sus manos las dos orejas e indiscutible vuelta al ruedo para el excelente eral de “Toros de Tenorio”. El cuarto bajó el altísimo nivel que había ofrecido la novillada hasta el momento. Frente a él, Álvaro Seseña hizo faena en terrenos de tablas, buscando la emoción que le faltaba a la embestida del novillo por la vía del arrimón. Capacidad y sitio demostró Seseña que se vio perjudicado por los fallos con la espada perdiendo así la oreja que le hubiera permitido salir a hombros de Velilla. 

El quinto fue otro gran novillo de “Toros de Tenorio”. Bravo y con motor el castaño que permitió al novillero Miguel Polope ahora sí desplegar toda su tauromaquia. Clásico en los primeros compases y vistoso -pinturero- en el tramo final. Cerró su importante actuación con ajustadas manoletinas. Un pinchazo previo a la estocada final puso en sus manos una oreja. Ovación para el novillo en el arrastre. Con el sexto se remató una gran tarde de toros y de toreros. Otro novillo con muchas posibilidades que permitió de nuevo paladear el gran momento del joven Guillermo García. El reiterado fallo a espadas dejó todo en ovación con saludos. A pesar de ello, pudo salir a hombros junto con Miguel Polope. 

Plaza de Toros de Velilla de San Antonio (Madrid). Un tercio de entrada en tarde calurosa. Erales de “Toros de Tenorio”, bien presentados y de gran juego destacando el enclasado 1º, el excelente 3º de nombre «Cacareo» y premiado con la vuelta al ruedo, el bravo 5º y el repetidor 6º. Álvaro Seseña: oreja y silencio. Miguel Polope: oreja y oreja. Guillermo García: dos orejas y ovación con saludos. 

  • Información vía: @tauromanagement 
  • Imagen vía: Ksenia Tinyakova

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!