Buenas hechuras tiene la novillada de Toros de Tenorio que completó -en sueltas de dos en dos- un encierro veloz y peligroso por las calles de Velilla de San Antonio (M). Con los novillos por delante de los bueyes en las tres carreras, estos permitieron disfrutar de grandes carreras, especialmente en el tramo final del encierro.

Sin embargo, un joven fue herido -a priori, sin heridas por asta de toro- en la entrada al coso puesto que cayó a merced de los dos morlacos. Quiso levantarse tras el primer «revolcón» y el segundo de los novillos le volvió a voltear sin consecuencias mayores.

  • Redacción e imagen vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!