La encastada condición de los de José Escolar se sobrepuso a la falta de fondo de los tres astados lidiados por San Martín en el segundo desafío ganadero de Las Ventas. Un gran pitón izquierdo del tercer «Albaserrada» permitió disfrutar de los mejores detalles del festejo. Arturo Macías, firme al natural, cuajó una faena desigual pero con voluntad. Misma actitud y mismo resultado obtuvo frente al último del encierro, de menos a más fue la labor muletera del mexicano que volvió a destacar con la mano izquierda. 

No obstante, la decepción de la tarde llegó con una discreta actuación de Javier Castaño. Desconfiado y sin acoplarse a su lote, desaprovechó a un complicado pero variado «Escolar». Tampoco lo quiso intentar con el soso y deslucido cuarto de San Martín. Quizás, la falta de trasmisión -en el último tercio- en esta ganadería es el mayor defecto de sus últimas corridas. Eso sumado a la falta de fondo del quinto -se echó a mitad de faena- y sexto toro -tras un espectacular tercio de varas arrancándose desde los medios, el animal fue a menos-, dejaron sin opciones al hierro de sangre -con derivaciones- Santa Coloma. 

Con muchas dudas volvió Ricardo Torres a Madrid. Trató de componer con inteligencia sus respectivas faenas pero sin asentarse ni lograr el acierto necesario con los aceros. Un par de tandas con la diestra al segundo de José Escolar fue lo más destacable del diestro. 

Plaza de Toros de Las Ventas (M). Poco más de un cuarto de entrada. Toros de José Escolar y San Martín: de variado juego y presencia. Javier Castaño: silencio en ambos. Ricardo Torres: silencio tras aviso y saludos entre pitos. Arturo Macías: palmas tras aviso y silencio.

  • Crónica vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ
  • Imágenes vía: @LasVentas 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!