Cuarta de abono en Salamanca con media entrada en los asientos. En el papel se anuncian tres toreros de corte muy diferente; Juan José Padilla,-que se despedía de la Plaza de Toros de Salamanca-, Domingo López Chaves, -que celebraba sus 20 años de alternativa-, y Luís David Adame,-que está siendo apoderado por uno de los empresarios de la plaza-. Toros de El Puerto de San Lorenzo anunciados, estrechitos de sienes y algunos pasados un poquito por el mueco.

Abre plaza Ventanero, un negro con el guarismo del tres que no puede salir más distraído, y con una querencia profunda a chiqueros. Malo para el caballo y mal picado también por el practicante del sombrero ancho. Durante el tercio de banderillas, Juan José Padilla se niega a colocarlas al igual que hizo recientemente en Aranda -cosa que sus aficionados más fieles le recriminan-. Comienza la faena de muleta en el tercio ligando varios muletazos sin gran agravio que destacar debido en parte abundante a la escasísima transmisión del toro. Tras un pinchazo (mete y saca rapidito), mata más o menos en el sitio. Silencio. En el cuarto Padilla si se anima a poner banderillas tras la fuerte petición del respetable “glorietense”. Con la muleta inicia de rodillas pegado a tablas sin arrimarse en demasía, pero los justos para provocar ciertos gritos desde la andanada que decían: “Illa, illa, illa, Padilla maravilla”. Padilla se hincha a sacar jugo al toro con muletazos redondos sin enganche y suelte adornados con los típicos molinetes y demás bisutería del jerezano. Tras una estocada en el sitio, oreja tras aviso.

El segundo es pitado en presentación y recibido de capote por un poderoso Domingo López Chaves, con ganas y garra de cobrarse los años robados que ha faltado a su plaza. El de Ledesma coloca elegantemente en suerte al burel para el caballo y este recibe un buen puyazo por parte del picador Victoriano García “El legionario”, que es ovacionado por el público salmantino. Inicia López Chaves con la mano derecha y engancha con su particular oficio y conocimiento del toro bravo las embestidas del astado de nombre Cartuchero, trincherilla por detrás e inicio del pasodoble, muletazos de clase torera con la derecha a pesar de las tarrascadas raras que presenta el toro al acabar el muletazo. Estocada media y trasera, pero válida. Oreja. El quinto que sale de primeras dio señales de invalidez, que se confirmaron cuando el astado pasó por el caballo, acertadamente el presidente Ramón Sánchez saca el pañuelo verde. El sobrero que sale por el quinto es saludado a la verónica por López Chaves que remata con una lucida rebolera. Brinda al público el león de Ledesma y templa con holgado reposo las bruscas y cortas embestidas del toro. Pierde el trapo rojo hasta en tres ocasiones, pero consigue con aplomo vencer esos arreones de final del muletazo. Señora estocada en el sitio que provoca que el toro caiga redondo sin puntilla. Oreja y fuerte petición de la segunda.

Pelotito hace tercero, un toro bizco de pitones que se cuela entre las sobadas de Luís David Adame y que propina una voltereta al mejicano, en uno de los remates al burladero del trato levanta las tablas colindantes con el propio burladero. Todo se queda en menos de un susto. El matador de Aguascalientes brinda a su compañero de cartel Domingo López Chaves. Luís David torea un par de tandas con la mano derecha de toques suaves pero poco emotivos, se termina despegando el mediano de los Adame dejando en evidencia la falta de comunicación entre toro y torero. Cuarto de estocada que le valió y fue silenciado. El sexto fue nefastamente colocado para la suerte de varas y peor aún picado por Miguel Ángel Herrero con un evidente puyazo paletero. Inicia Luís David en los medios con un pase de espalda (el pase de moda) que realizó mal y con muy poquita elegancia torera, el resto de las tandas no tuvieron nada destacable más que el aburrimiento de los tendidos con el toro y el torero. Dos pinchazos, y estocada media baja. Silencio con tímidos pitos.

Plaza de Toros de La Glorieta. Salamanca. Cuarta de abono. Media entrada. Toros del Puerto de San Lorenzo, -bien presentados en general, aunque estrechos de sienes-, para los diestros: Juan José Padilla; silencio, y oreja tras aviso. Domingo López Chaves; oreja, y oreja con fuerte petición de la segunda. Luís David Adame; silencio y silencio.

  • Se le brindó un homenaje a López Chaves por su vigésimo año de alternativa.
  • La plaza obligó a saludar en el paseíllo a Padilla, ovación que el ciclón de Jerez comparte con sus compañeros de cartel.
  • Ovacionado Victoriano García “El legionario” tras aplicar un buen puyazo al segundo de la tarde.
  • Crónica vía: JAIME GONZÁLEZ
  • Imagen vía: DOMINGO LÓPEZ-CHAVES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!