No fue una mañana fácil por Arganda del Rey. Difícil pero interesante el encierro matinal con los seis toros de Peñas Blancas que se lidiarán esta tarde en el Concurso de Recortadores del municipio. Toros en puntas, serios y de variado pelaje. En solitario llegó al coso la entipada corrida que, además, contó con varios animales rezagados y peleándose entre ellos al bajar del camión. Una caída de un joven en el tramo final, a merced del astado, fue el momento de mayor tensión de la primera suelta matinal.

La segunda carrera siguió un guión similar al visto minutos antes. Los cuatro toros de capea completaron el recorrido con notables huecos entre ellos y dando opciones de lucimiento a los corredores. A su llegada a la Plaza de Toros, los cuatro animales no dejaron de acudir a los cites y ofrecer complicaciones para ser enchiquerados. Parecía una capea improvisada aquello ya que los recortadores no desaprovecharon ni una sola arrancada de las reses. «Peque», Quisquilla o Javi Daganzo fueron algunos de los protagonistas del festejo.

Los problemas llegaron cuando uno de los toros hizo imposible su entrada a los corrales. Ni los bueyes lo conseguían. Al final el uso de la maroma y una meritoria paciencia lo lograron, eso sí, con varios sustos incluidos. Cuando el astado ya había entrado a los corrales, este golpeó la puerta abriéndola de nuevo y generando el pánico entre el respetable.

Tras esta complicada situación comenzó la capea con dos toros que decepcionaron en su comportamiento. El primero por su falta de entrega y el segundo por su mansedumbre. A pesar de ello, el último de los animales permitió cuajar una importante «faena» a un voluntarioso maletilla que aprovechó la nobleza del ejemplar por el pitón derecho. Gusto y acople en su labor.

  • Crónica e imágenes vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!