El municipio madrileño de Arganda del Rey comenzaba sus fiestas y con estas los festejos taurinos. Se celebró la primera novillada de las cinco totales que aparecen anunciadas en los carteles, los novillos fueron los de la ganadería de Dolores Aguirre para la terna Jesús Chover, Fernando Flores y Carlos Olsina. Las reses fueron complicadas para la lidia, pues manseaban y no querían que se les sometiera ni tan siquiera que se les citara pues no entraban en la muleta y si lo hacían era con una embestida irregular. Si podemos hablar de algún “triunfador” es Carlos Olsina, que fue el único en conseguir una clara petición de oreja y la vuelta al ruedo, pero sin cortar pelo. Jesús Chover y Fernando Flores se tuvieron que conformar con el silencio de los tendidos.

Abría el festejo un novillo bien rematado al que Jesús Chover frenó en su saludo capotero, en el que no humillaba ni terminaba de emplearse, algo que si haría en el caballo. Chover protagonizó un tercio de banderillas algo largo pero muy interesante. El novillero empezaba la faena sacándolo de tablas, dado que este se emplazaba sin ninguna movilidad, tampoco era pronto y le costaba responder al incite del valenciano. Por el pitón derecho pasaba sin humillar y cabeceando, algo que se acentuaba al tocar la tela. Continuaba manseando y frenándose sin terminar de romper, por eso desde los medios lo tomó con la mano izquierda, pitón por el que soltaba la cara y las manos dificultando la lucidez y ligazón de los naturales. El novillo no quería exigencias y Chover tuvo un astado en suertes que no se podía torear. En suerte suprema pinchó para después dejar un pinchazo hondo que le llevó directo al descabello. Al segundo de su lote lo recibió con una larga cambiada de rodillas, pero el animal salió suelto y le costaba fijarse en el capote. De nuevo era el propio Chover quien ejecutaba el tercio de palos dejándolos bien puestos en el sitio. Tras probarle y tantearle, efectivamente el novillo estaba defectuoso, lo que le ralentizaba costándole entrar en el engaño, además de ello se frenaba dificultando los naturales quedándose corto y volviéndose. Era despistado y sin prácticamente posibilidades para la lidia, por ello lo intentó sin éxito. Metió la espada hasta la empuñadura, pero la dejó tendida y algo trasera con la que el animal se echó sobre la arena.

“Mascarito” era el segundo de la tarde y al que Fernando Flores enceló en el saludo capotero, a pesar de que tuviera una embestida irregular y fuera suelto. Llevándolo de un lado a otro le iba probando hasta que lo tomó con la mano derecha, por donde entraba con la cara baja, aunque un tanto dudoso hasta que pasaba. Desde los medios, muy despacio le daba tiempo para recomponer la embestida de un astado que parecía repetir y colocar la cara. Por el pitón izquierdo, en ocasiones perdía las manos y en otras cabeceaba dejando latente su embestida irregular, antes comentada. Cada vez le costaba más entrar, acortando recorrido y volviéndose rápido, dejando a Fernando expuesto. Tras una faena sin transmisión ni continuidad lo tuvo que dar muerte pegado a tablas para después hundir el acero trasero y tendido con el que dobló tras el descabello. El quinto de la tarde se frenó en el saludo capotero de Flores, era un novillo al que le costaba pasar. Empezaba la faena llevándole al paso y entrando en los posteriores muletazos sin humillar y en otras ocasiones con genio pero sin una embestida clara. Una vez que entraba en la franela parecía aportar ligazón a los naturales colocando la cara y llevándolo hasta el final, eso sí saliendo por arriba. Con una ligera cojera, andarín en ocasiones y parado en otras, hacía imposible la labor del novillero, quien seguía probando llevándole al paso y parando cuando este alcanzaba la franela. A pesar de todo ello el joven siguió insistiendo en una faena sin posibilidades en la que los muletazos estaban contados. En suerte suprema la espada salió por los aires y ya en suerte natural dejó media estocada tendida que lo degollaría.

El primero del lote de Carlos Olsina salió recorriéndose la plaza hasta que lo templó en la tela. El tercio de varas fue muy protestado y criticado, pues el picador estaba fuera de tercio y cuando fue derribado los monosabios tardaron su tiempo en intervenir. Genuflexo y probándole iniciaba la faena, ya con el pitón derecho había entrega pero sin bajar el morrillo en exceso y con cierto amago de colocación. Con la mano izquierda demostraba mejores cualidades, dado que en este caso sí que su embestida seguía la franela. El novillo empezaba a mansear acudiendo a tablas paseándose sin interés y derrotando al tocar el engaño. Fue una faena corta basada en apenas cuatro tandas en las que pretendió domeñar a un novillo que quizá con algo más de técnica hubiera fraguado una buena faena en lugar de una pasable. Tras un breve desenlace pinchó para después dejar una espada caída y tendida escasa. Cerraba el festejo un novillo aparentemente algo despistado al que Olsina captó en sus lances de recibo. Sin apenas probarle empezó a torearle, el novillo entraba aunque costándole atender al toque fijador, de este modo necesitaba sitio, pero en la muleta se intentaba emplear. Era necesario cruzarse para rectificar su embestida, pues modificaba su trayectoria llegándose a quedar corto. Para mantener la fijeza era necesario mantener la muleta en la cara evitando que este mostrara sus fallos, fue una faena basada en el toque fijador, la insistencia y rapidez para no dejarlo pensar. Decidió no alargar más la faena y acudió a por la espada, pero antes de darle muerte realizó un cierre de faena que algún que otro susto causó. Dejó una espada que degollaría al animal y que por lo tanto caería prácticamente al instante.

Plaza de toros de Arganda del Rey (M). Tres cuartos de entrada. Novillos de Dolores Aguirre sin posibilidades, en su mayoría mansos y sin interés en emplearse. Jesús Chover: silencio y silencio. Fernando Flores: silencio tras aviso y silencio. Carlos Olsina: silencio y vuelta al ruedo tras petición.

  • Crónica e imagen vía: PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!