De Guadalix de la Sierra venían los seis toros encargados de echar el telón a las fiestas de San Sebastián de los Reyes 2018. Un cartel rematado para una corrida pareja y sin excesos de Victoriano del Río. Pero antes, era turno del encierro. ¡Y cómo corrieron! 

Una suelta que contó casi en su totalidad con los toros por delante de la manada, unos auténticos trenes que hicieron, por fin, que los corredores pudieran olvidarse de los bueyes para coger su sitio en la calle. Varias caídas en el giro hacia Postas y un evidente desacierto de un corredor -cayó arrollado por uno de los astados tras querer salirse de los medios de la vía entre los animales- en el inicio de la calle Real fueron los momentos más tensos de un encierro con vibrantes carreras y un sinfín de huecos entre los morlacos.

La bajada de Estafeta hasta el coso, con los seis toros todavía en cabeza, exigió notablemente a los allí presentes ya que el ritmo de carrera fue intratable por momentos. Pero caras conocidas del encierro de Sanse se dejaron ver entre los animales y la emoción en este último tramo convirtió el sabor agridulce de la despedida en aroma de victoria. 

Los de Victoriano del Río terminaron entrando a chiqueros en un tiempo de dos minutos y siete segundos puesto que los mansos quedaron rezagados del grueso de la corrida. 

  • Crónica e imagen vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!