Tras el encierro y con puntualidad dio comienzo una capea muy interesante y llena de emoción en San Sebastián de los Reyes. Tres vacas abrieron la suelta y las tres permitieron disfrutar a los allí presentes. Las dos primeras con mayor exigencia debido a su orientación e intentos de adentrarse en el callejón del coso de ‘La Tercera’. No perdonaron ni un sólo descuido y apretaron haciendo hilo -hasta las tablas- a los participantes. Algo más deslucida resultó la última de las vacas, de menor presencia y entrega.

Pero todo estaba yendo ‘rodado’, la emoción que siempre causa la Tauromaquia estaba presente y, por si no fuera suficiente, se lidió uno de los toros más importantes de la temporada en los festejos populares de la Comunidad de Madrid. Herrado con el número 46 y de la ganadería de La Interrogación, este serio astado se comportó con bravura y casta desde su rápida y fuerte salida de toriles. Prontitud y trasmisión tuvieron sus arrancadas, clase y profundidad sus embestidas. Un Toro de los que marcan. De los que te hacen disfrutar y las caras de los recortadores lo reflejaban. No dejó de entregarse el animal y hasta una joven se animó al recorte. La plaza se volcó con ella. También lo hizo con los numerosos recortes que se vieron, así cómo un ajustado salto final con el toro apretando al mozo en el aire. Todos querían más y el toro, si le dejan, se lo iba a dar. Pero una serie de capotazos y una tanda muleta en mano pusieron fin a la lidia de este gran ejemplar que fue despedido con una unánime y merecida ovación del respetable.

La gran ‘cantera’ de jóvenes recortadores -se reivindicaron con las vacas- y el buen juego de las reses hizo que la mañana de hoy en Sanse no fuera una cualquiera, sino que quedará en el recuerdo de todos los afortunados que pudieron disfrutarla.

  • Crónica y material fotográfico vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!