Un día más y, cómo era previsible, los bueyes fueron los primeros en salir de los corrales e imponer su ritmo en la suelta por las calles de San Sebastián de los Reyes. Templados parecían ir los cinco de La Interrogación y el de Caridad Cobaleda -en los primeros instantes- que derrocharon nobleza en la carrera y gustaron por su buena presencia.

Sin incidentes ni momentos de apuro para los corredores, la manada llegaba al giro de Postas con la calle Real donde los allí presentes lucharon por ese momento delante de los animales que les permitiera quitarse la ‘espina’ del día anterior. Violento fue ese giro por parte de varios de los mansos que arrollaron a varios aficionados que se encontraban de manera inconsciente en la conocida curva. Hermanado el encierro, los jóvenes volvieron a encontrarse con una ‘faena difícil de resolver’ debido a los escasos huecos y a la posición delantera de los cabestros. A pesar de ello, el esfuerzo no cesó y hasta dos corredores lograron introducirse -en ambos lados de la calle- durante breves segundos delante de los novillos.

Sin embargo, la tensión llegó en el tramo final con la manada ‘rota’ debido a la velocidad de la bajada. Desde el primer momento el peligro apareció con los golpes contra el vallado de algunos corredores que no aprendieron del error de sus compañeros e intentaron, por dentro, correr delante de los ejemplares. Quizás, la suerte del momento, hizo que aquello no tuviera mayor importancia. Ya en los metros previos al coso, el lucimiento de ciertas carreras fue mayor pero la aglomeración en tan reducido espacio provocaría en el callejón caídas a merced de los astados. Instantes después tres morlacos quedaban emplazados en los medios alargando el tiempo del encierro hasta los tres minutos y veintidós segundos.

  • Crónica vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ
  • Imagen vía: ANTENA 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!