Nobleza y muchas teclas tenía el segundo de Lupi en Bilbao. No fue fácil el astado para el quiebro puesto que había que saber esperarlo y controlar los toques. Los recortadores Andrés Civera -dos quiebros ajustados en los medios, uno de ellos de rodillas- y Ángel Pitarque -exagerado en la segunda suerte con un buen quiebro vascolandés- hicieron lo más destacado. «El Peque» -se vio dificultado para echarse de rodillas con el reservón animal a pesar del meritorio quiebro que dejó en la primera ronda- y Cristian Blanco cumplieron sin exceso. 

  • Crónica vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ
  • Imagen vía: MARIA ALIENDE VILLASOL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!