Un sabor agridulce se apreciaba en los rostros de los aficionados y vecinos de Rueda que se acercaron a disfrutar del último encierro de sus fiestas patronales.

Un día más el festejo estuvo protagonizado por la suelta de cuatro astados. Uno de ellos el toro de cajón lidiado el día anterior que volvió a dar muestras de su difícil comportamiento. Un prenda fue. Junto a este se soltó a tres novillos que a penas ofrecieron juego debido a su escasa entrega por las calles.

Más vistosa fue la suelta de las dos vacas que salieron con una notable velocidad de los chiqueros poniendo en peligro a más de un corredor. Además, a la altura del desvío hacia la carretera de La Seca, una de ellas permitió que se vieran rodadas y alguna pasada con riesgo debido a la orientación de la vaca.

Rueda se despidió de sus fiestas con un balance incierto y no del todo positivo en ciertos aspectos. Aún así, la Feria Taurina calera dejó momentos para el recuerdo de muchos aficionados.

  • Crónica vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!