Volvían a salir una noche más en Rueda los toros lidiados en el festejo con recortadores y el resultado fue similar al del día anterior. Tan sólo carreras sueltas fueron lo más destacable del encierro nocturno calero. Además, esta vez se decidió soltar a tres astados -el castaño fue el que permitió mayor lucimiento- para posteriormente disfrutar de dos vacas. 

Sin embargo, los toros deslucieron la suelta debido a que al llegar al coso ofrecieron complicaciones para volver a bajar hacia la zona de inicio del encierro. Los bueyes, un día más, fueron la solución efectiva para ello. 

  • Crónica vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!