Hacía falta un encierro en condiciones en Rueda y, aunque tardó, acabó llegando. Muy interesante la tarde vivida hoy en el municipio calero con un toro de cajón complicado y tres vacas de gran juego por las calles. Volvió la emoción que tanta falta hacía para recuperar la ilusión de unas fiestas que habían perdido su esencia e importancia en la región de Castilla. 

No lo puso fácil el serio astado -de buenas hechuras- que, con cierto comportamiento reservón, dejó detalles de su encastado fondo. Arreones con trasmisión y embestidas con peligro -a pesar de la falta de entrega- hicieron que la suelta mantuviera un interés continuo. Ni los bueyes conseguían guiar al toro hasta la Plaza de Toros y tuvieron que ser los corredores los que ayudaran a reagrupar a las reses. Muchas teclas tenía para tocar el animal. 

Concluía el festejo con la suelta de tres vacas, sin excesivo trapío, pero de gran juego en las calles. La nobleza permitió el disfrute. Carreras, rodadas en el asfalto y una suelta muy entretenida que dejó con ganas de más a todos los aficionados que se acercaron a la cuna del verdejo en el día grande de sus fiestas patronales. 

  • Crónica vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!