Volvían las noches taurinas a Rueda tras el «descanso» de ayer y el festejo, en líneas generales, no acabó de redondearse. La organización decidió soltar del tirón a varios de los toros que fueron lidiados en el Concurso de Cortes y con fuerza llegaron al albero calero. 

Sin duda, fue un encierro ideal para los corredores aunque con complicaciones también para ellos. El piso debido al reciente riego para refrescar el recorrido no estaba en plenas condiciones y la rapidez de la manada obligó a aumentar el nivel de precaución en las carreras. El peligro no dejó de estar presente. 

Sin embargo, la suelta tuvo su parte negativa debido a la ya previsible ausencia de capea y a los escasos detalles que se vieron. A pesar de ello, los toros se mostraron más enteros en cuanto fondo que los soltados durante la mañana. 

  • Crónica vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!