Buenas hechuras tenía el primer toro del festejo matinal en Rueda (VA) e interesante fue su comportamiento por las calles del municipio. A punto estuvo de ocurrir un percance mayor en el comienzo del encierro debido a que, a pesar de sonar el cochete que avisaba de su inicio, las puertas del coso no estaban abiertas en su totalidad. Un importante descuido.

No se cansó de embestir y acudir a los cites el encastado animal que, además, se arrancaba con trasmisión entregándose desde su salida. Poco después se daba suelta a otros dos toros, uno de ellos -el más anovillado- llegó con rapidez al tramo de arena ofreciendo buen juego pero siendo enchiquerado pronto junto con el primero de la mañana.

La falta de precaución de varios jóvenes pudo costarles caro debido a dos imprudencias en las lúcidas carreras que se vieron con el resto de reses. Buena labor de los mansos arropando a los animales en la subida a la Plaza de Toros. No fue fácil enchiquerar a los astados tras cerrar las puertas del coso.

  • Redacción vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!