Por estos días, hace casi 200 años nuestro país dejaba de ser una colonia para convertirse en una República. Los héroes de la independencia de nuestra Colombia (que en ese entonces ni siquiera se llamaba así) decidieron celebrar este magno acontecimiento con nada mas ni nada menos que una corrida de toros. Hoy, casi 2 siglos después, los colombianos conmemoraremos esta fecha con un festejo taurino por todo lo alto.
A estas alturas, los aficionados de hueso colorado se estarán haciendo la pregunta que todo buen taurino se hace después de que se entera de la próxima celebración de un festejo ¿De quién son los toros? A ellos habrá que responderles que este año se lidiaran toros de tres ganaderías con características bastante peculiares. En primer lugar estarán los astados de Mondoñedo, que con su encaste contreras han cautivado a la afición bogotana con ejemplares que se caracterizan por su bravura y acometividad en los tres tercios de la lidia. En segundo lugar se lidiarán los famosos Achury Viejo, hierro legendario que ha triunfado en todas las plazas del país con base en su acometividad y nobleza. Por último, estarán los Guachicono, los cuales además de tener un temible trapío tienen un motor inagotable al servicio de las buenas embestidas.
¿Y quién torea? Pues tres espadas que a lo largo de su carrera como matadores de toros se han caracterizado por lidias con empaque y valentía. En principio estará Ramsés, quien se distingue por sus buenas maneras a la hora de ponerse al frente de la cara de los toros. También estará Juan de Castilla, quien en la última temporada indultó un toro en la Santamaría con una faena repleta de emoción y de torería. Y por si fuera poco, tendremos al español Alberto Lamelas, quien a pesar de ser inédito en nuestras plazas, por sus lidias de mandó y valor goza de la predilección de la exigente afición francesa.
La conjunción de toros y toreros, hacen que la corrida del 11 de agosto sea todo un acontecimiento obligatorio tanto para taurinos como para aquellos que quieren adentrarse en el mundo de este bello arte llamado tauromaquia. Aunque nunca se sabe si va a haber triunfo, con este cartel la emoción es un elemento garantizado.
¡Vayan que estoy seguro de que no se arrepentirán!

  • Artículo vía: Juan Camilo Caicedo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!