Un año había pasado desde aquella extraordinaria novillada de María Cascón en la Monumental madrileña. Hoy volvían los de Atanasio-Lisardo en una de esas novilladas veraniegas que sólo atraen a los aficionados de verdad. Esos que aplaudieron de salida al primero de la tarde. Dos puñales llevaba el de Cascón que se comportó con cierta mansedumbre en el caballo. No le dieron la mejor lidia en banderillas y quizás, durante uno de los derrotes al burladero, terminó con una de las manos rotas. Pitos exigieron la máxima brevedad a Borja Álvarez que resolvió bien con los aceros. Ni con el animal lesionado cesó la desagradable «noria» de capotes. A su arrastre, el novillero se lamentaba con razón del desafortunado suceso.

El colorado que hizo de segundo a punto estuvo de quitarle las plumas al alguacilillo intentando saltar las tablas. Inválido resultó y en banderillas decidió cambiarlo la autoridad. De Encinagrande era el sobrero que salió suelto y lo acabaron picando en la querencia. Se movió el astado que embistió siempre a media altura. Tampoco le bajó la mano el novillero Daniel Crespo que mantuvo las formas y la verticalidad en todo momento. Pero en Madrid no vale el suficiente y hay que ponerle más. Sin mayor demora entró a matar Crespo que sufrió un susto sin consecuencias. Efectiva fue la estocada que le sirvió para saludar en el tercio. Las manos a la cabeza se llevó el mayoral cuando vió asomar el pañuelo verde ante la invalidez del tercero del festejo. Mismo defecto que los anteriores. Preocupante ese problema en las manos de los animales. En su lugar salió el segundo sobrero, de San Martín, otro novillo que fue devuelto tras partirse el pitón en su primer encuentro con el varilarguero. De Hato Blanco fue el sustituto que, aunque flojeó de salida, ofreció ciertas opciones en el último tercio. Irregulares fueron sus embestidas, incierto su comportamiento. Fernando Flores lo toreó con personalidad y gusto al natural. No logró la limpieza absoluta pero dejó pasajes de su buen concepto. Más encimista en el tramo final decidió volver al pitón derecho para alargar la variada faena con un arrimón que no convenció a los exigentes aficionados venteños. Sí a lo paisanos y turistas puntuales que le pidieron con fuerza una oreja negada por el Presidente. Una vuelta con cierto cabreo completó Fernando Flores, un premio que sí hacia justicia a lo visto en el ruedo.

«Malaguito» salió en cuarto lugar y directo al callejón fue. Por los pelos se libraron los allí presentes. Unánime fue la bronca que se despertó tras perder en repetidas ocasiones las manos después de los dos encuentros con el caballo. Otro inválido más que visible que, esta vez sí, dejaron en el albero. El teléfono que consultó el Presidente antes de cambiar el tercio podía haber influido. Sin ton ni son se desarrolló la faena de Borja Álvarez que decidió abreviar entre los gritos del respetable. Monumental cabreo el que se apreciaba en el rostro del novillero. Venir a Madrid y que te tocó esta papeleta. La suerte brilló por su ausencia. Misma línea siguió el quinto del festejo. Soso y sin excesivas fuerzas el novillo de María Cascón que embistió sin trasmisión en la muleta de un Daniel Crespo al que le faltó chispa. Correcto una vez más no logró conectar con los tendidos venteños. Cerró plaza «Buscarayos», un novillo con cierta movilidad en los primeros tercios pero escaso recorrido en la muleta de un dispuesto Fernando Flores. Si la anterior faena la basó en la mano izquierda, esta fue una actuación «a derechas». Trató de torear entregado, apretando además al novillo para sacar el escaso fondo que este ofreció. Por encima de él se mostró el joven de Badajoz que falló con la espada tras un final en el que buscó las cercanías y el tremendismo. Una ovación generosa en el tercio puso fin a una novillada para olvidar. Fracaso ganadero y desastre taquillero. Tampoco fue el día de España. 

Plaza de Toros de Las Ventas (M). Algo menos de un cuarto de entrada. Novillos de María Cascón, inválidos y faltos de trasmisión. Borja Álvarez: silencio en ambos. Daniel Crespo: ovación con saludos y silencio. Fernando Flores: vuelta al ruedo tras fuerte petición y silencio.

  • Crónica vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ
  • Fotografía vía: @LasVentas 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!