Con ganas salía Perera para responder a su rival. Y no se cansó de intentarlo. Ajustado fue el quite por tafalleras y poca la fuerza que tenía el toro de Jandilla. De rodillas comenzó el diestro y dispuesto se mostró durante una faena de «cercanías» y notable ritmo. Tragó el torero en su conjunto. Falló con la espada y recibió tan sólo un trofeo. 

  • Redacción vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ
  • Imagen vía: @lancesdefuturo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!