Regresaba el cielo azul para presenciar la decimonovena tarde de abono. Hoy era el turno de los novillos de Fuente Ymbro para Marcos, Alejandro Gardel y Francisco de Manuel, este último derrochó valor y verdad, acompañado de unas faenas técnicas y medidas. De nuevo la decisión de presidente dejó sin Puerta Grande al menor de alternativa, provocando la protesta generalizada de los tendidos. Los novillos tenían un intento de bravura, por lo que rápidamente se quedaban sin fuerza y redimidos, dejando a los novilleros en algunos casos sin opciones, pues al igual que las figuras los novilleros también fallan con los aceros.

Salía el primero de la tarde repitiendo pero suelto, sin demasiada fijeza y con cara alta en el capote de Marcos, que terminaría rematando con media verónica. “Vinazo I” despertaría en el caballo listo para emplearse en la franela para iniciar la faena genuflexo. El novillo demostraba fijeza, dejando la cara a media altura aunque colocándola para seguir el engaño. Marcos consiguió darle ritmo a un novillo manso, con intención de rajarse en la tercera tanda y con el que no llegó a transmitir. Salía suelto de los naturales, por lo que tuvo que torearle con los vuelos de la muleta, empleándose más por el pitón derecho. Entró a matar enhebrando al novillo para después dejar una estocada que degollaría al animal. A “Orgulloso”, el segundo de su lote, lo recibió con una larga farolada, para después colocar y guiar su embestida en los posteriores lances de recibo por verónicas. De nuevo empezó con la franela genuflexo buscando en esos primeros muletazos de tanteo la cara baja del animal. Salía con el morrillo por arriba al final de los naturales, además de ser tardo y costarle repetir. Después de varios intentos, al novillo le seguía faltando acople, por lo que Marcos buscaba las distancias cortas para darle mayor continuidad a la faena y evitar la repetición de los toques. Después de unas series sin transmisión con un animal soso y desentendido del engaño, terminó con un aviso, un pinchazo hondo y una estocada algo trasera, baja y caída, pero efectiva.

Gardel encontró un novillo con fuerza y repetición en los lances de recibo, dejando buenas sensaciones para la lidia. “Hechizo” demostraba genio pero no bravura por lo que  rápidamente se desgastó. Comenzó su faena genuflexo con un novillo que humillaba y repetía, con el engaño en el morrillo. Continuó en los medios para evitar querencias, sometiéndole por naturales, en los que el animal seguía bajando y colocando la cara, permitiendo al novillero dar continuidad ligando los muletazos. Fue interesante por ambos pitones, por el derecho, dejó calidad mientras que por el izquierdo exigía mucha técnica. Los últimos compases de la faena se realizaron en los medios, para después matar dejando un acero algo caído, perpendicular y trasero pero efectivo. En el segundo, el saludo capotero de Gardel no captó la atención de “Largapuyas”, que sin esmerarse salió suelto. El novillo no se entregaba a la franela, saliendo de esta con las manos y la cara por arriba, además de una embestida bastante irregular. El inicio ha sido bueno pero no suficiente para llegar al público de Las Ventas, pues al igual que los anteriores de su ganadería seguía viniendo vencido sin querer larga distancia. Exigía la corta con el engaño en el morrillo, consiguiendo una faena armónica y estructurada, además trató de domeñar al astado con éxito, ligando los naturales con la cara baja. Este fue a menos y sin más dilación entró a matar con la espada caída y baja, degollándolo.

Francisco de Manuel recibió con su capote a “Vinazo II” suelto aunque templando su embestida hasta sacarle a los medios rematando por media verónica. En este caso sería el novillero quien realizaría un tercio de banderillas airoso con transmisión. El último tercio intentó iniciarlo en los medios citándole de lejos, pero rectificó dado que las condiciones del animal no eran las propicias para ello. No midió bien las distancias sufriendo una fea cogida por el pitón izquierdo. El animal requería la distancia media-corta y la muleta en el hocico, algo que el novillero entendió. “Vinazo II” fue difícil, no humillaba y sin fijeza, razón por la que recurrió a la técnica, con toque y engaño. En suertes y tras un aviso, dejó una estoconazo algo caído cortando la primera y única oreja de la tarde. ”Insólito”, cerró la decimonovena de abono derrochando genio y sin dejarse templar por completo en los lances de recibo. El madrileño quería la oreja y como ya hizo en el anterior de su lote dejó un extraordinario tercio de banderillas. Empezó la faena templando para después seguir con naturales de calidad por la derecha, aunque el animal se cruzaba hacia dentro. La plaza estaba entregada con el último de la  tarde, al que le toreó con la mano baja mayoritariamente por la derecha, por la izquierda a pesar de su corto recorrido le exprimió una buena tanda. El animal no olvidaba su querencia a tablas, así que hubo que ponerle empeño y la muleta en la cara para que este no se rajara y abandonara la faena. En suerte contraria concluyó con un estoconazo delantero que pondría fin al festejo.

Plaza de Toros de Las Ventas (M). 19ª de la Feria de San Isidro 2018. Más de 2/4 de entradas. Novillos de Fuente Ymbro, de escasa fuerza yendo de más a menos. Marcos: silencio en ambos. Alejandro Gardel: ovación con saludos y silencio. Francisco de Manuel: oreja y vuelta al ruedo tras petición.

  • Crónica vía: PATRICIA PRUDENCIO MUÑOZ / Fotografía vía: @LasVentas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!