No está siendo un inicio de feria tranquilo, todo lo contrario. Tres decisiones, tres fallos de carácter relevante desde la Presidencia del coso venteño. San Isidro está en pleno desarrollo de su ciclo ferial y, como es habitual, la polémica y controversía entre los aficionados y los respectivos Presidentes, está más presente que nunca.

El pasado viernes, José Magán, presidía la corrida de Pedraza de Yeltes, y no tuvo una tarde fácil. O mejor dicho, un final de tarde sencillo. El torero Jiménez Fortes «cuajaba» una actuación entregada y sentida ante el sexto y último toro del festejo, además, resultaba cogido. Se sobrepuso y puso fin a la faena despertando una petición claramente mayoritaria y unánime en los tendidos. No la concedió -eludiendo que el primer trofeo debe ser a petición del público, siempre y cuando esta sea visiblemente mayoría- y provocó una de las broncas más «fuertes» de los últimos años en Madrid. Pitos, gritos y lanzamientos de almohadillas por parte del respetable. Un día después, afirmaba en «El País» que no había visto «ni mayoría ni una faena de oreja». Dos días pasaban desde este desafortunado suceso, cuando Justo Polo, presidiendo la corrida de Baltasar Ibán, concedía una oreja de escaso peso e importancia a Francisco José Espada. De nuevo, bronca en los tendidos tras una petición que no cogió el vuelo necesario y tampoco tuvo los argumentos requeridos para una oreja de Madrid. Los criterios se fracturaban. 

Ayer, lunes, el palco presidencial volvía a adquirir el protagonismo. Jesús María Gómez sería el centro de atención de otra tarde complicada para la presidencia en la Monumental de Las Ventas. Todo comenzaría con el «cuarto» toro de la corrida de Las Ramblas ya en el ruedo. Manseando notablemente de salida y «huyendo» de capotes y cites por parte de las cuadrillas. Tan sólo unos minutos de reflexión le sirvieron al Presidente para sacar el pañuelo verde que devolvía al animal a los corrales. Lo sucedido no entraba en la cabeza de los allí presentes, ¡se había devuelto un toro por manso! Los 15479 espectadores presentes ayer en el coso no daban crédito. Duras protestas y gritos de ¡fuera del palco! dejaban entre-ver el enfado de la afición venteña tras esta inexplicable decisión. Horas después del final del festejo, Jesús María publicaba en su cuenta de twitter una fotografía del primer punto del Artículo 84 del reglamento que dice «el Presidente podrá ordenar la devolución de las reses que salgan al ruedo si resultasen ser manifiestamente inútiles para la lidia, por padecer defectos ostensibles o adoptar conductas que impidieren el normal desarrollo de ésta». A pesar de ello, cabe aclarar que ayer dicha decisión se tomó sin ni siquiera llegar el toro al primer tercio de la lidia: el de varas. Además, el siguiente astado -lidiado en quinto lugar-, se comportaría de la misma manera a su salida al albero, pero, al contrario que el otro, sí acabó rompiendo y pudo completar los tres tercios. 

  • Artículo vía: DAVID BUSTOS / Fotografía vía: @javitaurino 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!