Novillada de López Gibaja – Las Ventas (01/05/2018):

  • Primer novillo: no se empleó en los primeros tercios. Embestidas bruscas en el capote. Posteriormente, no acabó de romper en la muleta. Amor Rodríguez desarrolló una faena deslucida, sin contenido ni emoción. La falta de regularidad -con teclas- y ritmo del novillo tampoco favoreció el lucimiento. Una estocada entera pero caída del novillero puso fin al primer acto. En el arrastre se escucharon algunas palmas para el noble aunque soso animal.
  • Segundo novillo: visiblemente justo de fuerzas. Se pidió la devolución del animal  con fuerza. Pablo Mora con buenas formas durante toda la faena, se encontró con un novillo a la defensiva y sin fondo. Detalles sueltos -al natural- que no acabaron de conectar con el respetable. Ajustadas manoletinas y una estocada de ley puso fin a su actuación. Oreja de poco peso y con protestas en los tendidos para Mora.
  • Tercer novillo: buenas sensaciones en el capote dejo el astado. Bien Francisco de Manuel, limpio y lucido el saludo. En el caballo se arrancó con prontitud y empujó con fijeza. Suelto en los primeros instantes de su lidia. Banderilleó el propio novillero aunque ejecutando los respectivos pares a «toro pasado». Brindó al público y arrancó de rodillas la faena. No hubo firmeza, si disposición. «Como un tren» se arrancaba el de Lopez Gibaja, que tenía chispa y calidad. Mejor por el derecho que por el pitón izquierdo -algo menos de recorrido-. Le faltó poder a Francisco de Manuel que, en cambio, sí dejo muestras de su buen concepto y supo ceñirse las embestidas del animal. Oreja tras una estocada en el sitio -correcta ejecución-. Ovación en el arrastre para el novillo y algunas protestas tras la concesión del premio al novillero.
  • Cuarto novillo: se arrancó también con alegría al caballo aunque no acabó de emplearse. Tampoco lo hizo en el último tercio. Acabó rajándose el animal tras varias tandas sin limpieza ni rotundidad de Amor Rodriguez. El novillero se fue de vacío y resultó silenciado en ambas ocasiones. El fallo con la espada, en su segundo, a punto estuvo de hacer sonar el tercer aviso.
  • Quinto novillo: variado comportamiento en el caballo. En el primer encuentro se empleó y empujó con los riñones; sin embargo, en el segundo, lo hizo con la cara arriba. Asentado y tragando «mucho» Pablo Mora con un novillo incierto y complicado. Embestidas descompuestas del novillo que no lo puso fácil. No acertó con los aceros Mora en esta ocasión. A pesar de ello, dejó buenas sensaciones.
  • Sexto novillo: con gusto y soltura Francisco de Manuel con el capote. De nuevo, las distancias deslucieron en banderillas la labor del novillero. Comenzó de rodillas en los medios y ejecutó una tanda limpia y con intensidad. Se gustó pero el novillo no acabó de entregarse ni embestir con total humillación -clase-. Más tarde, la faena pecó de ciertos altibajos, aunque el final de la misma -por ayudados- volvió a despertar a los tendidos venteños. El descabello le privó de la Puerta Grande tras una sorprendente petición. 

* Amor Rodriguez: ovación y silencio tras dos avisos.
* Pablo Mora: oreja con protestas y palmas.
* Francisco de Manuel: oreja con protestas y vuelta al ruedo tras petición.

  • Crónica vía: DAVID BUSTOS / Fotografía vía: @LasVentas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!