Corrida de La Palmosilla – Feria de Abril 2018 de Sevilla: 

  • Primer toro: inválido, muy justo de fuerzas. Lo dejo entre-ver en el caballo, perdiendo las manos en repetidas ocasiones. Mismo defecto se pudo apreciar durante la faena de muleta. Poco pudo hacer Luís Bolívar, que no consiguió asentarse delante del animal. Noble el astado, que se movía sin entregarse. Faena sin emoción ni detalles. 
  • Segundo toro: con cierta chispa en banderillas, aunque no destacó en varas. Quizás le hizo falta un mayor castigo en el caballo. Arrancó la faena Joselito Adame por estatuarios, para posteriormente sacárselo a los medios. Buenas sensaciones dejó el de «La Palmosilla» en esos primeros instantes. Sin embargo, no se acopló Adame, planteó una faena contraria a las condiciones del astado. Había que poderle, someterlo. No lo consiguió el mexicano, y el toro se fue con las orejas puestas. Gran ejemplar de «La Palmosilla», con prontitud, fijeza y duración. No era fácil el animal -notable exigencia debido a su constante movilidad- que embistió con ritmo y nobleza por ambos pitones. Adame por debajo de la res. Alargó demasiado. 
  • Tercer toro: protestado durante su lidia consecuencia de sus escasas fuerzas. Por ese mismo motivo, perdió las manos también en la muleta, dificultando el lucimiento del matador. Interesante faena de Rafael Serna, que entendió al animal, y consiguió dejar varios naturales profundos y templados. Buen fondo del astado, que embestía con calidad pero le faltó fuerza. Y sin fuerza, no hay lucimiento… Estocada efectiva de defectuosa colocación. 
  • Cuarto toro: se arrancó con alegría al caballo pero fue levemente castigado. Otro buen toro de «La Palmosilla», que fue toreado con madurez e inteligencia por Luís Bolívar. Entendió las distancias desde el primer instante, y el animal lo agradeció. Duró y se comportó con nobleza e interés. Protestaba los toques pero embistió con calidad -recorrido- y buena condición. Bolívar, asentado y templado, lo cuajo por ambos pitones. Faena con ritmo y trasmisión. Estocada entera -caída- que le hace merecedor de una oreja. 
  • Quinto toro: Miguel Martín y Fernando Sánchez fueron obligados a saludar tras parear al segundo del lote de Joselito Adame. Toro complicado, con cierto punto de casta. Adame, de nuevo, no encontró el sitio adecuado delante del animal. Exigente el de «La Palmosilla», que ofreció más posibilidades por el derecho. Con la mano izquierda, poco pudo hacer el mexicano. Resultó silenciado. 
  • Sexto toro: complicada y deslucida lidia. Con cierto punto de mansedumbre, no permitió el lucimiento de Rafael. El joven torero lo intentó, sin éxito. Embestidas bruscas y sin recorrido del último astado de la tarde. La fuerte lluvia no ayudó tampoco. 

* Luis Bolívar: silencio y oreja. 
* Joselito Adame: silencio en ambos.
* Rafael Serna: ovación con saludos y silencio.

  • Crónica vía: #DavidBustos
  • Fotografía vía: @torosevilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!