Corrida de Torrestrella – Feria de Abril de Sevilla 2018: 

  • Primer toro: justo de fuerzas en el capote. No se empleó en el caballo, a penas fue castigado. No tuvo suerte Javier Jiménez con el primero de la tarde, que ofreció un comportamiento deslucido. Le faltó fondo -fuerza- y casta, tampoco humilló. El torero se mostró voluntarioso por ambos pitones, sin llegar a conectar con los tendidos por la condición del animal, que no tuvo recorrido y la emoción brilló por su ausencia. 
  • Segundo toro: bien con el capote Lama de Góngora, detalles a la verónica. Lucido tercio de varas, bien el picador José María Expósito -aplaudido- y buen comportamiento del toro, que se arrancó con alegría y empujó con fijeza en los dos encuentros. De más a menos, embistió mejor por el pitón derecho. Menos recorrido tuvo por el izquierdo. Le faltó mayor duración al animal. Faena con altibajos de Góngora, que no acabó de entender al mismo. Tampoco acertó con los aceros. 
  • Tercer toro: incierto comportamiento en los primeros tercios. Tuvo movilidad el de «Torrestrella», y cierta nobleza, pero le faltó calidad. A pesar de esa ausencia de clase, ofreció opciones al matador Pablo Aguado, que sorprendió y gustó al público sevillano. Actuación firme y asentada del diestro, que desarrolló una faena interesante, con buenos y templados muletazos -sobre todo con la izquierda- y un final a pies juntos, importante. La espada le privó de una posible oreja. 
  • Cuarto toro: variado saludo capotero de Javier Jiménez. Se arrancó -dos veces- con chispa y empujó entregándose el toro. Destacó José Chacón en banderillas, exponiendo y ejecutando dos pares con verdad. Fue obligado a saludar. Javier Jiménez se encontró con un toro complicado, exigente. El torero, a pesar de su disposición, no consiguió poder al animal. No fue fácil y la faena resultó deslucida. 
  • Quinto toro: no se entregó en varas. Tampoco lo hizo en la muleta de Lama de Góngora. Faltó emoción a la faena, no hubo lucimiento. El toro ofreció escasas posibilidades de triunfo. Esfuerzo sin éxito de Góngora, que termina su actuación con una estocada entera y efectiva. 
  • Sexto toro: otra importante actuación de Pablo Aguado ante un toro interesante de «Torrestrella». No destacó en los primeros tercios pero sí lo hizo en la muleta. Embistió con ritmo y nobleza por ambos pitones, y lo entendió bien el matador. Toreó encajado, acompañando con el cuerpo cada embestida. Con el alma. Natural y sincero, muletazos limpios y profundos. Pinchazo y estocada que le hace merecedor de una oreja. 

* Javier Jiménez: silenciado en ambos.
* Lama de Góngora: ovación y silencio.
* Paco Aguado: ovación y oreja.

  • Crónica vía: #DavidBustos
  • Fotografía vía: @torosevilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!