Las previsiones lo avisaban, se cumplieron. Un fuerte viento, así como una desagradable e intensa lluvia, amenazaba desde primeras horas del día, a la localidad de Olivenza. La lluvia cedió a momentos, el viento no lo hizo. Con cierto retraso, debido a los respectivos arreglos en el albero, comenzó el primer festejo del ciclo ferial. Juanito y Marcos, hicieron lo más destacable de la tarde, ofreciendo un buen concepto, tanto con el capote como con la muleta. «Toñete» también puntuó frente a una variada novillada de «El Freixo».

Abrió plaza un novillo con genio, complicado. Remató de salida contra uno de los burladeros, rompiendo parte de las tablas del mismo. No lo puso fácil en los primeros tercios. Protestaba y exigía, comportamiento similar al que desarrolló posteriormente en la muleta. María del Mar, que ya había sufrido un susto en el turno de quites, no quiso «tirar la toalla». Faltó limpieza a la faena, consecuencia de la condición del animal. Mejores sensaciones trasmitía por el izquierdo, por lo que la torera puso todo su empeño en aprovecharlo, intentando buscar la colocación y firmeza en su actitud. Alargó y se tiró con todo a matar, resultando prendida de manera «muy fea» por el novillo. Fue trasladada al hospital, tras las primeras atenciones en la enfermería del coso. Aparentemente, sin heridas por asta de toro.

Juanito se entregó desde el primer momento. Recibió de rodillas a la res, sufriendo otro susto sin consecuencias. Con torería, lo llevó al caballo. Tenía fijeza el astado, al que no le sobraban las fuerzas. Lucido y limpio quite en los medios del joven, que brindó al público, y de nuevo, rodillas en tierra, aguantó las embestidas del de «El Freixo». De menos a más, y bajo un fuerte vendaval, Juanito entendió la condición del animal, que respondía con prontitud y humillación (además del buen fondo). Duró y lo templó, cuajándolo por ambos pitones. Cerró de rodillas su actuación, siendo alcanzado y golpeado por el mismo. Bernardinas ajustadas, para concluir con una estocada trasera, tras pinchazo. Oreja, con leve petición de la segunda. Ovación también para el novillo.

El tercero, de incierto comportamiento en los primeros tercios, tampoco destacó en varas. Brindis a Pablo Aguado, de Alfonso Cadaval, que tomará la alternativa en el mes de septiembre en el coso sevillano. Embestía con ritmo el morlaco, que amagó con rajarse en el inicio de faena. Se abría en el final de cada muletazo, por lo que, esa falta de acople, provocó que aquello no rompiera. No cogió «vuelo», tampoco acertó con los aceros, a pesar de la disposición de Alfonso. Saludo desde el terció.

Brindó al público «Toñete», que arrancó su faena exigiendo por abajo al animal, tirando del mismo hacia adelante. Le faltó profundidad por el pitón derecho, había que poderle también por el izquierdo. Faena con altibajos del joven novillero, que logró una mayor conexión con el respetable en el tramo final de su actuación. Asentado, ejecutó una estocada entera pero desprendida. Oreja y palmas para el noble novillo.

Gran soltura de Marcos con el capote, que comenzó de rodillas, con dos largas cambiadas. Derribó al varilarguero en el primer encuentro, generando un ambiente caótico y descontrolado. Brindó al cielo, emocionado. Bien por el derecho, muletazos largos y profundos. Le apretó y el novillo » cumplió «, con prontitud y nobleza. Por el izquierdo, faltó limpieza y trasmisión a ambos. Buscó las cercanías, mostrándose por encima del animal. Oreja tras estocada efectiva, a pesar de la colocación.

Cerró el festejo, el «pequeño» de los Adames. Alejandro se fue a porta gayola, resolviendo con solvencia la exigencia del astado. Variado saludo capotero, con el que despertó los primeros aplausos del público. También se mostró firme en su respectivo quite, tras un deslucido tercio de varas. Brindis familiar, faena desigual. No acabó de romper su actuación, consecuencia de diversos enganchones con la muleta. El de «El Freixo» tuvo un fondo de nobleza, aunque le falto mayor emoción a sus embestidas. Alejandro, falló con la tizona, siendo silenciado.

Plaza de Toros de Olivenza (BA). Primera de abono. Más de 1/4 de entrada. Novillada de «El Freixo», de variado juego y presentación. María del Mar: herida. Juanito: oreja. Alfonso Cadaval: ovación desde el tercio. «Toñete»: oreja. Marcos: oreja. Alejandro Adame: silencio.

  • Crónica vía: #DavidBustos.
  • Fotografía vía: @JuanitoPrensa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!