Bajo sonsos nubarrones daba inicio la segunda corrida ferial de Medellín en la que se lidiarían seis toros de El Manzanal (dos de ellos anunciados en los carteles como novillos), y lidiados por Guerrita Chico, Moreno Muñoz, David Martínez, Guillermos Valencia, Andrés Bedoya y Juan Sebastián Hernanández. Estos dos últimos dos sin tomar la alternativa que los proclama como toreros. En cuanto a las reses, dieron juego, desigual pero juego. Desiguales de presentación también.

El manso toro que salió en primer lugar dio dos, casi tres, vueltas al ruedo. Desentendido del capote. Rebotado del caballo. Y haciendo los dos primeros tercios como mero trámite. Tenía que llegar Guerrita Chicó con la muleta para que «Mariano» se viniera de menos a más. El torero le sometió, enganchó de principio a fin en la mayoría de tandas por el pitón izquierdo. Recordando una vez más que los mansos tienen su lidia. Sería entonces momento de terminar lo más rescatable de la tarde. Espada un poco caída, descabelló dos veces. Palmas para el caleño en su única presentación en “plaza de primera” de la temporada.

En segundo lugar salió «Mechudo». Empujó con ímpetu en el caballo. Toro que trató de lidiar Moreno Muñoz. Sin embargo no pudo conseguir tal nivel. No le supo entender a un toro exigente. Al que Muñoz pegó pases a media altura. El toro salía con la cara alta. Desentendido de lo que le hacía el de Bogotá. 

David Martínez pegó un par de lances. Puso tres pares de banderillas arriesgando mucho. En la salida del tercer par el toro le propició una fuertísima cornada de 15 cm en el muslo. Fue llevado a la enfermería. Mató Chico con una espada, con la que atravesó al toro. Con la otra pudo hacer tardíamente que el toro doblara.

Salió en en cuarto lugar «13 de Mayo», herrado con el número 13 (nacido en enero de 2013 y un peso de 497 kg) y pelaje melocotón, al que Valencia recibió de aparatosa manera con una porta gayola. El cornúpeta metió riñones y empujó con alegría en la pica. Toro pronto y fijo en cada uno de los tercios. Al que no le pudo Guillermo. Cada vez que Valencia por aleatorias razones le sometía, el toro embestía de muy buena forma, humillando y transmitiendo a los tendidos. No pudo ligar el de Popayán. Discutible vuelta al ruedo al toro y silencio al torero.

En quinto lugar, al novillero Andrés Bedoya, le correspondió un animal con cuatro años recién cumplidos. Toro que cuestionó lo expuesto por el torero en su pasada presentación en la Feria de Manizales por su poco entendimiento con el animal.

Y por último, Hernández, al que le correspondió un noble toro. Le dio un par de tandas que calaron en los tendidos sin nada importante que merezca mencionar. Estuvo aceptable frente a un toro que no presentó mayor dificultad.

Tercera corrida de la Feria de La Macarena en Medellín. Un tercio de entrada. Se lidiaron 4 toros y 2 novillos (toros) de El Manzanal. Desiguales en presentación y variados de juego. Tres se emplearon francamente bien en el caballo. Todos con gran movilidad. Chico: aviso y palmas. Muñoz: silencio. Martínez: herido. Valencia: leves pitos. Bedoya: silencio. Hernández: silencio.

  •  Crónica vía: Juan José Monróy (@Juan_pepee)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!