• Crónica vía: DAVID BUSTOS ÁLVAREZ

Meses y meses de espera, de ilusión. Los nervios a flor de piel, las esperanzas puestas en él. Un trabajo serio, honesto. Duro pero sincero. Una Asociación llena de afición. De pasión y admiración por él, por su toro. Capaz de atraer a miles de aficionados. Todos ellos por un mismo motivo, por una misma razón, el toro enmaromado de Yuncos.

Hoy, fue «Florito», el indudable protagonista y dueño de sus calles. Un toro serio, rematado, de la ganadería de Antonio López Gibaja. De presencia impecable y trapío imponente. Corredores, aficionados, jóvenes y ancianos, hasta el propio ganadero estuvo presente para disfrutar de su suelta. No defraudó a nadie, cumplió y superó todas las expectativas. ¡Y eso que eran altas! Batió el récord de la festividad, completando el recorrido en aproximadamente veinte minutos. El público no se lo creía, el excelente comportamiento del astado sorprendió a todos. Para bien, claro. Muchos afirmaban, «si le sueltan otra vez, vuelve a completar todo el encierro!». Los miembros de la Asociación se mostraban felices, satisfechos y como no, orgullosos. Abrazos, saludos e incluso alguna mirada «tímidamente llorosa» de emoción. Una recompensa más que merecida.

Costó seguirle el paso a este precioso toro de López Gibaja, que salió con fuerza del cajón. Durante el resto del recorrido, los pequeños «descansos» fueron como un oasis en el desierto para los corredores. Caídas puntuales, consecuencia de la tensión y la afluencia de público, fueron los únicos percances a destacar (aparentemente). 

Sin duda, «Florito» dejó el listón alto en Yuncos. Un pueblo TAURINO, en mayúsculas.

  • Imagen vía: AITANA VACAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!