Ajalvir puso fin a su primer día de feria, con una interesante corrida de López Gibaja, destacando por encima del resto el cuarto de la tarde, premiado con la vuelta al ruedo. Consecuencia del buen juego de las reses, los matadores Sánchez Vara (3 orejas) y David Galván (2), salieron del coso a hombros, acompañados por el mayoral de la ganadería. «Joselillo», lo intentó, pero tan sólo pudo cortar una oreja al tercero del festejo. 

El frío domingo también dejó buen sabor de boca en los aficionados que se desplazaron hasta el municipio madrileño. Buen ambiente en las calles y plaza, para disfrutar del encierro matinal protagonizado por los novillos de López Gibaja, que completaba así su «doblete» en la Feria de San Blas. Seis carreras rápidas y aparentemente limpias, tal y como sucedió en el día anterior. A pesar de ello, no fue fácil para los corradores allí presentes, sobre todo en las dos últimas sueltas, puesto que durante gran parte del recorrido la manada estuvo encabezada por, al menos, un buey (por delante del morlaco). Esto dificultó el lucimiento y las posibilidades de «coger toro». Sin embargo, el resto de los novillos adquirieron el protagonismo absoluto de las calles, completando el encierro con rapidez (por delante de los cabestros) y provocando algunos momentos de apuro.

Por la tarde, la novillada (pareja y de correcta presentación) fue lidiada por los novilleros Alejandro Rodríguez (oreja y oreja), Álvaro Burdiel (ovación y oreja) y Juan Jose “Villita” (silencio y dos orejas). Así pues, ponemos fin al tradicional ciclo ferial de Ajalvir, y reanudamos la cuenta atrás para próximas fechas. 

  • Crónica y fotografías vía: #DavidBustos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!