«(…) es un toro pacifista, que prefiere oler las flores», así tratan de resumir la nueva película de «animación» que ya ha sido estrenada en los cines de nuestro país. «Ferdinand», una perspectiva manipulada e inexistente. Una visión del toro de lidia que no se asemeja a su esencia, a la verdad. Con el claro objetivo de generar confusión entre los espectadores (cabe recordar que está dirigida a un público infantil). Sin duda, una herramienta más para atacar a la Tauromaquia. 

«Bravo por fuera, tierno por dentro», este es lema que se puede observar en cada imagen publicitaria de la producción estadounidense. Definición que trata de ocultar la verdadera realidad, el auténtico comportamiento de un toro de lidia: bravo, pero también fiero, imponente. Símbolo de respeto, y no de ternura. Puesto que es un animal salvaje, totalmente contrario y distinto a lo que cualquiera entendería por «mascota» (o especie «doméstica»). 

Ataques tan «gratuitos» como este, no deberían quedar en el olvido. Y la mejor respuesta ante ellos, sería mostrar el rechazo, de todos y cada uno de los aficionados a los toros. Durante los últimos años, ha quedado más que claro, que esto no es un juego. Un toro lucha, combate. Incluso puede arrebatar la vida de aquellos que, por pasión y afición, deciden exponer la misma. Por ello, la manipulación no es una herramienta válida para defender un punto de vista o atacar a un determinado sector de la sociedad. 

«Ferdinand» no existe…

  • Artículo vía: #DavidBustos. 
  • Fotografía vía: #FranciscoZamoraSoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!