Durante la mañana del pasado sábado, pudimos disfrutar de una conversación agradable e interesante con el ganadero, D. Luis Algarra Crehuet, el menor de los siete hijos del ganadero y uno de los co-propietarios de la ganadería «Luis Algarra Polera».

Comenzamos la entrevista, realizando un repaso por los orígenes y comienzos de esta conocida ganadería, que pasta cerca de la sierra norte sevillana. El ganadero nos cuenta que esta «forma parte de una descendencia de su abuelo, Salvador Algarra del Castillo (finca «La Cigüeña»)». Sin embargo, afirma que «se está realizando un entronque (estudio sobre las relaciones de origen), tanto de la familia Miura como Algarra, puesto que tenemos descendientes comunes». Tras este matiz, continuamos hablando sobre la evolución de la ganadería, y D. Luis Algarra explica que «su abuelo, Salvador, tenía reses del encaste Benítez Cubero, en aquellos momentos. Pero, más tarde, su padre, prefirió meterse más en el encaste Juan Pedro Domecq. A pesar de dichos cambios, actualmente, se consolida la línea «Luis Algarra», como encaste propio». En cuanto a las fincas se refiere, a día de hoy, y tras varios traslados (por diversos motivos), la ganadería se encuentra en la finca «La Capitana». 

Con respecto al tipo de toro que buscan en estos momentos, aclara que «su padre había creado un toro puro de Domecq, muy bajo de agujas, largo de lomo y estrecho de sienes. Un toro con un trapío y personalidad bueno para el torero, para la plaza y sobre todo, para el público. Han matado toros de esta casa toreros como «Joselito», José Tomás, Morante, «El Juli»…». Sin embargo, cuando fallece su padre, en el año 2006, se quedan tres hermanos al mando de la ganadería. Él, personalmente, reitera que su objetivo es «acoplar al toro, a lo que exige hoy en día, pero sin sacarlo de tipo, ni de morfología. Intentamos que el comportamiento mantenga un equilibrio, con respecto a lo que habíamos lidiado hasta este momento, aunque eso es algo difícil. Anteriormente, de seis toros, cinco podían ser de vuelta al ruedo»

A nuestra pregunta de si se consideran «toristas o toreristas», responde que «debe haber un equilibrio, y estabilidad, entre el toro y el torero. Para mí, el toreo es un arte, un verso, un poema. Todo son escenas que hay que crearlas con un toro que colabore, y un torero que este a la altura de la situación. Que sea artista. Reconocemos que no todas las ganaderías permiten ese tipo de toreo, pero también somos conscientes que existe una variedad en el escalafón». Aprovechando que la entrevista va cogiendo ritmo, le pedimos que haga un balance de la temporada, ya finalizada, durante la cual han lidiado corridas (bajo nuestro punto de vista, de variado e interesante juego) en plazas como Valencia, Murcia (un toro de vuelta al ruedo) o Zaragoza, entre otras. Sin embargo, el ganadero se muestra discreto «soy muy exigente, como mi padre. La temporada ha sido buena, pero espero que las próximas temporadas, sean mucho mejores». Además, sostiene que «a pesar de que existe la posibilidad de lidiar en otras plazas de primera, como son Madrid, Bilbao o la propia Sevilla, a esta última, prefiero acudir como aficionado, desde el tendido. Lidiar en tu propia casa, son palabras mayores».

Finalizando ya la conversación, le preguntamos sobre los festejos populares, a los cuales defiende y muestra un especial cariño: «hay que destacar la belleza que tienen todas las facetas de la Tauromaquia, que es universal. Debemos defender una conexión, entre el festejo popular y el toro en la plaza, puesto que la Fiesta lo merece». Por último, hace referencia al crecimiento de este tipo de festejos, principalmente, en la zona del levante: «es una auténtica barbaridad, lo que está creciendo. He estado en Valencia, en Castellón, en toda la zona, y hay una gran masa de jóvenes aficionados. Ojala este sentimiento de cercanía al toro se traslade a la plaza. Personalmente, hago una invitación, dirigida a toda la juventud que quiera acercarse a ver la ganadería. Tengo las puertas abiertas, sin ningún inconveniente». 

Ponemos punto y final a esta interesante entrevista, agradeciendo y deseándole suerte, de corazón, a la ganadería, y personalmente, a D. Luis Algarra Crehuet. Por su parte, concluye que «ha sido un placer poder estar con nosotros» y además quiere, «enviar una cariñosa felicitación al maestro Enrique Ponce, tras obtener tanto el Premio Nacional de Tauromaquia 2017 como la Oreja de Oro que concede Radio Nacional de España (RNE)». Cabe recordar que dicho torero cortó, este mismo año, dos orejas, y un rabo, a un toro de esta ganadería, en la Plaza de Toros de Murcia (tal y como dijimos anteriormente, el astado fue premiado con la vuelta al ruedo). 

  • Entrevista vía: #DavidBustos. 
  • Fotografía vía: #FotografiaElMòli
Un comentario en «Luis Algarra Crehuet, ganadero: «Debemos defender una conexión, entre el festejo popular y el toro en la plaza»»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!